Rebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, DressRebeca Valdivia, Miss Clov, personal shopper, Donostia, San Sebastián, inspo, inspiración, inspiration, tendencia, trendy, lunares, polka dots, frills, espadrilles, alpargatas, madehand, made in Spain, curlpower, curls, Dress

Dress and bag, Zara (super mega old), espadrilles, Saray y sus alpargatas (NEW)

Este es el vestido del que os hablaba en el post anterior. No tiene nada y lo tiene todo. Le tengo un cariñoooo buffff! Calculando así, rápidamente, tendráaaa … “pues estuve 9 años con el de las New  Balance, me lo regaló Anita “Dance” cuando llevaba unos 5 años con él, luego lo dejé, estuve un año “libre”, me emparejé con otro, estuve unos 6 años, lo dejé, otro año “libre” y ahora con otro 3 años … mmmmmm …” unos 15 años.

Le tengo este cariño porque me lo mi amiga Ana, Anita “Dance”. Bueno es mucho más que una amiga. En aquel entonces era “esa hermana amiga que yo nunca había tenido”, era superior a una amistad, y eso que yo la palabra “amig@” no se la adjudico a cualquiera. Pero ahora…, ahora es mucho más que todo esto.

Hace justo 5 años, y siendo honestos, por chorradas, nos distanciamos. Fue tanta la distancia que estuvimos 4 o 5 años sin saber nada la una de la otra. Nuestra tremenda unión se rompió, es decir, pasamos del todo a la nada. En esos años, fijaros lo que es la vida, mi madre enfermó, cáncer. Mi madre enfermó pero es que Ana también enfermó. Mi gran amigo Jano, que fue por él por el que le conocí, me iba informando de todo. Es que los tres éramos invencibles, y claro, él me animaba a que le llamase. Me decía que era una pena, que tal y cual, pero yo a Ana le conocía muy bien. No le gustaba ir de mártir, ni esos típicos acercamientos por “pena”, ni cosas de esas, así que yo, no sé si hice bien o mal, jamás le llamé.

Pasó el tiempo y en el último ingreso hospitalario de mi madre, cuando nos dijeron que ya sólo nos quedaba despedirnos de ella, sucedió lo que tenía que suceder: el destino nos volvió a unir. Jamás de los jamases olvidaré ese momento! Yo estaba, a todo llorar, en el hall de la planta de cuidados paliativos donde se encontraba mi madre, frente a los ascensores. De repente se abrió el ascensor y salió ella. Mi sensación fue como si se me hubiese aparecido un ángel! Las dos, frente a frente, nos miramos, sonreímos, y como si todo ese tiempo de silencio total no hubiesen existido, nos fundimos en un fuerte abrazo. Apareció justo en el momento oportuno. Tremendo! Entre unas cosas y otras mi corazón iba a reventar! Sentía tanta pena por mi madre, y tanta alegría por haberme encontrado con Ana, que lloraba y reía a la vez. Le ví ahí, tan guapa, como siempre, tan llena de luz, porque ella es así, desprende luz, tan entera, como si no le hubiese pasado nada, que en cuestión de un segundo pensé …”cógele de la mano y no le sueltes  jamás!”.

Nos hicimos un resumen así en unos minutos, pero ella se tenía que ir porque, aunque estaba casi recuperada, tenía consulta con la oncóloga. Volví corriendo a la habitación y se lo conté a mi madre, que evidentemente era sabedora de todo. Muy sorprendida, abrió los ojos, y por un momento cambio su cara triste y apagada por una sonrisa! Le hizo feliz! Y me dijo: “¿ah sí? ¿y cómo está? ¿y os habéis hablado?”, y yo le contesté: “está bien ama, casi recuperada. Nos hemos abrazado!”. Sonrió y con cara de paz y de tranquilidad, volvió a cerrar los ojos y asintió como diciendo … “ahora sí, me quedo tranquila”.

A los 20 días, mi madre murió y poco a poco Ana y yo fuimos retomando el contacto. A día de hoy me atrevo a decir, que esta calidad de relación es insuperable. Apenas nos vemos, pero no importa, hablamos a diario. Es como una droga. Si pasa un día y no sé nada de ella, es como que me falta algo. Necesito aunque sea un mensaje de esos nuestros… “niñaaaaa, que tal soperraaaaaaa? Pues bien! Serás perraaaa?”. Mis conversaciones con Ana, no se pagan con dinero, y solo ella y yo las entendemos. Este es el más claro ejemplo de que hay personas a las que no hace falta ver para sentir que están cerda de tí. Tú no estás cerca niña, tú estás pegada, encima, estás dentro de mí. Me has ayudado tanto que no sé si podré devolverte todo esto de alguna manera. Te debo tanto, tantas palabras, tantas conversaciones, tantos consejos, tanto tiempo, tanta dedicación, tanto amor, tantas croquetas de tu madre, que lo mínimo que puedo hacer es contar nuestra historia de amor aquí, en “este lugar” tan maravilloso, tan especial para mí …y para tí.

Posterior han pasado muchas cosas, pero lo voy a dejar aquí. Hoy estamos de cumpleaños. FELICIDADES NIÑA! Este es mi regalo. Te decido este historión porque me sale, porque me da la gana contarlo y porque te quiero hasta el infinito, ida y vuelta, ida y vuelta, ida y vuelta… Quiero que esto sirva para generar más energía positiva para tu última batalla. Porque eres una guerrera, una “soldadita de plomo”, una luchadora nata, un ser superior, y ya puede el #putocancer volver las veces que quiera, que tú siempre ganarás, ganaremos juntas, porque ahora sí que sí … #NOTESUELTO!!! 👭💙😘

 

Pics by Celia Martínez 💙😉